Les falta poco a los puentes de la Mojana

puentes-de-la-mojana-san-marcos-sucre.jpg

 Los puentes de la vía San Marcos – Majagual no han sido ajenos al abandono estatal ni a la inclemencia de las lluvias que año tras año azotan a la Mojana. Sin embargo, hoy 4 de ellos –Los Azulitos, El Mosquito, Las Pozas y Limoncito–  que colapsaron a finales de 2010 y principios de 2011 están terminados en un 99 por ciento. Aún les hace falta la capa asfáltica en las cabeceras.

El viajero que quiera adentrarse en la Mojana debe hacer, preferiblemente, una parada en San Marcos, el pueblo donde el porro tiene letra y la hicotea un monumento.

Juan Sajona, un mojanero que transita con frecuencia esta ruta, recomienda a los viajeros alimentarse bien en San Marcos porque considera que “la Mojana es impredecible”.

El Guayepo

Los dos primeros puentes están sobre el río San Jorge. Aunque la transitabilidad es normal por uno metálico, en el lugar también hay una imponente estructura de concreto y metal inconclusa debido a un lío jurídico entre el Instituto Nacional de Vías (Invías) y los hermanos Marco Tulio y Octavio Uribe Carriazo, propietarios de la finca por donde pasa el puente.

Al parecer, Invías no tuvo en cuenta la servidumbre y por eso lo que en un principio se pensó que iba a ser una gran obra se ha convertido en un elefante blanco más de los que se acostumbra ver en Colombia.

Édinson Hoyos, un sanmarquero que tiene como pasatiempo ir a pescar al río por las tardes, cuenta que más de una vez ha visto desarmar las pocas embarcaciones que navegan por este afluente, pues el puente no fue construido con la altura adecuada. “Además de que lo construyeron en tierra ajena, también lo dejaron bajito. Ahora, después de negociar con Marco Tulio, tendrán que demolerlo”, sentenció.

Mientras Hoyos destila el rosario de quejas, un grupo de jóvenes se lanza desde los enormes arcos de hierro de la estructura inconclusa. Lo que para él es motivo de decepción y tristeza, para ellos se ha convertido en un lugar de diversión que les ha servido para contrarrestar el sopor de la tarde.

Los Azulitos

En el kilómetro 1 está el puente Los Azulitos. Este mide 45 metros de longitud y 11 de ancho. Contiguo a él está uno pequeño metálico que prestó su servicio mientras se construía el de concreto. En la actualidad los vehículos transitan cómodamente. Si no fuera porque a ambos accesos les hace falta pavimentarlos, se podría decir que es perfecto.

La imponencia del puente contrasta con el paisaje que está alrededor: un cementerio de árboles de roble decora la orilla de la carretera. Más allá, horizontes extraviados en aguas ahumadas que, en medio de su placidez, albergan garzas y flores azulinas se adueñaron de lo que antes eran terrenos ganaderos.

El viajero Alberto Montesinos manifestó que aunque los nuevos puentes acabaron con los peajes costosos que debían pagar cuando se transitaba por los artesanales de madera, persiste el mal estado de la carretera en algunos tramos. “De nada sirve tener estos megapuentes si no mejoran, por ejemplo, el tramo de Las Chispas-El Cauchal”, señaló.

El Mosquito

En el kilómetro 3 está el puente El Mosquito. Al igual que el anterior, también tiene un puente al lado que ya no funciona. Pasa por una finca que lleva el mismo nombre y que hoy sus casas deshabitadas se han convertido en un nido de tarullas. El puente mide 48 metros de largo y 11 de ancho. Un vecino contó que durante su construcción, que duró más de un año, hubo varios accidentes. El más severo ocurrió una noche de junio en el que perdieron la vida dos policías.

Las Pozas

En el corregimiento de Las Pozas, en el kilómetro 18, está el tercer puente. Aunque para los viajeros su construcción ha sido una bendición, para los habitantes se ha convertido en un dolor de cabeza. Afirman que la losa del puente viejo no ha sido demolida y que por eso el agua inunda sus viviendas.

Emiro Díaz vive en la ribera del caño Las Pozas. Dice que el patio de la vivienda está inundado desde hace meses y que aunque los operarios de Valorcón le han prestado ayuda, aún no han demolido el puente que, manifiesta, es lo que se necesita.

Limoncito

Por último, en el kilómetro 19 está el puente Limoncito, el más grande de los 4. Tiene 60 metros de longitud.

Aurelio Monterroza, ingeniero de Valorcón, firma constructora de los 4 puentes, indicó que al principio se proyectó hacer un puente de 45 metros, pero que al momento de levantarlo cambiaron las condiciones contractuales, lo que ocasionó que se ampliara un 30 % más.

Sostuvo que el contrato inicial terminó, pero que hace pocos días la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) aprobó un adicional de mil 600 millones de pesos para la pavimentación de las cabeceras. Deberán estar listas a finales de noviembre.

Con respecto a las quejas de los habitantes de Las Pozas, precisó que no han terminado de demoler la losa del puente viejo porque los niveles de agua subieron, pero una vez bajen terminarán de hacerlo.

¿Y de los otros puentes qué?

No se puede olvidar que en esta vía todavía quedan puentes deteriorados que deben ser restaurados. Tal es el caso de El Firme, en  el corregimiento de Las Chispas, El Chupo, en Calle Nueva, La Balsa, y otros más.

 

5.00 avg. rating (96% score) - 1 vote
Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Equipo de Investigacion encargado de encontrar y publicar información relacionada con el municipio de San Marcos Sucre y el acontecer de Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top