Desolador panorama en el San Jorge

panorama-en-el-san-jorge-san-marcos.jpg

San Marcos. Tras permanecer 19 meses inundadas, la flora y la fauna que habita en parte de la margen derecha del río San Jorge están en peligro.

El alcalde electo de esta localidad, Arnulfo Ortega, en compañía de pobladores y miembros del Movimiento «Salvemos al San Jorge y la Mojana», hizo un recorrido por la zona afectada y encontró un balance desolador por el desequilibrio ambiental: árboles muertos, animales afectados y áreas para el cultivo de arroz inundadas e improductivas.

Las parcelas de La Gloria, la hacienda Los Algarrobos, las parcelas de Campanito, La Mancha, Venecia y Mono Solo son algunas de las comunidades más afectadas con las inundaciones.

Animales mueren de hambre

Felipe Antonio Mejía, José Sepúlveda Cárdenas y Rafael Enrique Cochero, pescadores y moradores de esta zona, manifestaron que la situación es indescriptible e insostenible.

«Es triste lo que está pasando con cientos de árboles como campanos, ceibas, cañañolos, guarumos, robles, suán e higuerón. Poco a poco se han ido muriendo, la humedad ha podrido sus raíces. El desastre no tiene comparación; esta zona se está convirtiendo en leña» narró Felipe Mejía

Continuó explicando que hay ceibas que tienen más de 30 años y campanos de aproximadamente 20 años que están muriendo y que la recuperación de estas especies nativas tardará decenas de años.

Anotó que ya completan varios meses inundados y el Estado no ha hecho nada para mejorar la situación de los pobladores y de la región en general.

«Lo más triste es ver que los animales se mueren, porque aguantan física hambre ya que algunos se alimentaban de hojas, flores y semillas de esos árboles y estos han muerto».

Los monos colorados es una de las especies que más está sufriendo con la muerte de los árboles y la inundación de la zona. Estos pequeños animales se alimentan de cogollos que ya no los encuentran por ningún lado. Lo mismo pasa con las iguanas, maltas, y ardillas. Pobladores aseguran que han encontrado cientos de animales muertos en el agua y en las ramas de los árboles.

 

 

 

Decenas de árboles de campanos (foto) se han secado por completo y desde hace varios meses no producen alimentos para los animales que viven de ellos. La pérdida ambiental en la zona es incalculable, según un ingeniero ambiental que recorrió la zona de la emergencia.

 

«Estaba anunciado»

Jhony Vergara, miembro del Movimiento «Salvemos al San Jorge y la Mojana», dijo que esta era una situación anunciada.

» Ya era para que hubieran tapado el chorro de Seheve, su apertura ha perjudicado la flora y la fauna. Son 25 mil hectáreas que están desapareciendo. Es un gran daño a todos los seres vivos. Árboles muertos y animales padeciendo por el hambre ha sido la consecuencia de no tapar este chorro que ha acabado con la zona. Las casa de las fincas y parcelas están solas y lo que se ve es cielo y agua».

José Imbeth Ricardo, ingeniero ambiental que también hizo parte de la comisión dijo que la situación es desalentadora ya que se está perdiendo un área natural y de gran valor ecológico porque la zona ha sido de elevada productividad.

Corpomojana hará visita de inspección a la zona

Ante semejante desastre el alcalde electo de San Marcos Arnulfo Ortega se dirigió a Corpomojana para buscar una solución a esta problemática.

En una extensa reunión, en la oficina de Subdirección de Gestión Ambiental, se logró acordar que en los próximos días esta entidad hará una visita técnica y un trabajo de campo para trasladar los animales que sea posible a zonas altas teniendo en cuenta su hábitat.

El alcalde electo se reunirá en Sincelejo con el gobernador electo, Julio Guerra Tulena, para ponerlo al tanto de la situación y estudiar algunas soluciones para la problemática de esta zona.

 

Fuente: ELMeridianodesucre

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Equipo de Investigacion encargado de encontrar y publicar información relacionada con el municipio de San Marcos Sucre y el acontecer de Colombia.

1 Reply to “Desolador panorama en el San Jorge”

  1. Jaime Uribe C. dice:

    EL HOSPITAL DE LOS ZAPALES INTERVENIDO

    Hace mucho ya mucho tiempo que decidí hacer unas terapias de reaprendizaje, donde la meta era replantear esa enseñanza de la iglesia en el cual me enseñaron el Credo. Programa religioso ortodoxo cuya función es anular cualquier actividad pensante y analítica de ese texto. Pero eso no era para en ese texto, sino que a la gran mayoría de las personas las discapacita para ejercer la función del análisis y reflexión del hombre en forma permanente y vitalicia. Y el efecto es que la religión es una cultura para creer y no para pensar; además que todo es más fácil y no se hace ningún esfuerzo que esa es finalmente la idea. “todo está bien, todo queda bien, para que darnos mala vida, eso pasa en todas partes, ellos también tienen derecho” así dicen y los otros repiten. ¿Por quién tocan las campanas? Preguntan, ¡cuidado!, que hoy tocan por otros, mañana tocaran por ti y tú no sabrás. Eso pasó con el Hospital, hace tres años denuncié el estado en que se manejaba esa institución y al año siguiente lo repetí. Hace varios meses ese Hospital no aguanto más, sus empleados y algo de la población hicieron una marcha para protestar; simplemente tocaron las campanas por ustedes, por mi pueblo. Pensaron que eso no iba a suceder y sucedió, se creyeron el cuento que a ellos también les tocaba el turno de robar y saquear y ustedes estaban de acuerdo, pues no protestaron en el momento oportuno y ya no hay nada que hacer. El abogado externo del Hospital, hermano del Mandarria, un genio jurídico según sus parientes, no le dio la genialidad sino para llegar a ser un simple servil de Roro el bueno, para robar, del secretario el Negro el avispado, para maquillar, y de Luchy, para organizar; todo eso en equipo. Equipo que saquea unido permanece unido. Ahora son líderes políticos, industriales del arroz y finqueros destacados. Hace cuatro años compró la Gobernación un lote para construir el nuevo Hospital, no fue sino un enjuague para embolsillarse una plata por parte del gobernador Canalla y sus secuaces, entre ellos Roro, el bueno. Carro nuevo, casa nueva, finca nueva y conducta de nuevo rico, nueva. Los otros socios del equipo, también. Uyuyuuuuiii. Para adelante, miedo a quien. Hay que ver la cara de Roro de dignidad y de mártir con la que se pasea, y las expresiones de rechazo de sus familiares o allegados que consideran que el pobre ex director del Hospital es víctima de injuria, infamia y calumnia: como ñó moñito. Ahora ese Hospital esta intervenido por las autoridades de control del país, creo que por la SuperSalud después de una corta y buena administración de un paisano médico, y no conocemos su futuro pero son medidas previas al cierre de esa institución.
    Les recuerdo el sueño que tuve del más allá hace cuatro años: mi abuelo, saludó al amigo, le dijo, — compadre como está. Él le contestó — mal compadre, el Hospital que yo abrí se acabó, mi nieto lo enterró. Y lo peor es que toda mi gente cohonesta con su conducta, no hay derecho a tanto cinismo.
    CUENTO. Jaime Uribe C.
    Nota: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

    Zapales, noviembre 27 de 2011

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top