Colombia, La nación de las ovejas

natalia-springer.jpg

El discurso de la seguridad se convirtió en un discurso segregacionista, que desafió la igualdad y la libertad que fundan nuestra nación.

 

La criminalización de la oposición convirtió en cuestionable el control político.

Esta semana, la Fiscal General de la Nación exponía hechos que incriminan al ex secretario jurídico de la Presidencia en la compra de un testigo para involucrar a una ex congresista en un crimen que nunca cometió, y a la ex directora del DAS por convertir a la institución en una empresa criminal dedicada a atentar contra la integridad de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y sus familias, y de la oposición política. Ambos ‘gente de bien’, que desde instancias legítimas y en el nombre de la paz han cometido crímenes que los equiparan con lo que debían combatir.

El arte de gobernar es un arte imperfecto, que necesita constante vigilancia y vibrante controversia para permanecer legítimo, humilde y ponderado. Acorraladas y vulneradas por el terror, grandes mayorías firmaron el cheque en blanco de ir a la guerra total sin conocer el precio de semejante empresa, sus costos institucionales, ni las altas responsabilidades que corresponden a un gobierno, especialmente cuando esa guerra se libra contra una fracción de sus ciudadanos.

Tal y como lo exponía AdlaI Stevenson en su famoso discurso ‘La naturaleza del patriotismo’, en 1952, el amor por la Patria es la suma de lo que nos representa y que estamos dispuestos a defender. “La tragedia de nuestro tiempo -decía Stevenson entonces- es el clima de miedo en el que vivimos. El miedo alimenta la represión. Con demasiada frecuencia, escondidos bajo el manto del patriotismo, se encuentran serias amenazas a nuestra carta de derechos y la libertad de pensamiento (…). La intolerancia y la irresponsabilidad pública no pueden resguardarse bajo la brillante armadura de la rectitud y la moralidad”. Me temo que, de lo contrario, estaríamos proporcionándoles argumentos a los terroristas para poner en duda la legitimidad de nuestro sistema democrático. Ciertamente, ni a las Farc, ni al Eln, ni a los paramilitares ni a las bandas criminales se los vencerá con claveles, ni con canciones, ni con velas. Pero tampoco a costa de sacrificar nuestros principios: el bien, la libertad, la verdad, la justicia. Podemos y debemos exponerlos como lo que son, terroristas, y no necesitamos sus métodos para derrotarlos.

Entre nosotros, el discurso de la seguridad se convirtió en un discurso segregacionista, que desafió la igualdad y la libertad que fundan nuestra nación. Es un discurso que cambió nuestros principios, que polarizó nuestra sociedad y convirtió la oposición legítima en una actividad peligrosa. El ex presidente recibió un país en guerra y decretó la paz a su antojo y contra toda evidencia, a la espera de que semejante resultado fuera suficiente para hacernos renunciar al cuestionamiento de los métodos que ha utilizado y de la corrupción que floreció bajo su gobierno. Espera que renunciemos a preguntar cuánto ese discurso sirvió para aventajar su capital político.

El mal está hecho. La criminalización de la oposición convirtió en cuestionable el control político. En este país, te conceden permiso para acampar para un concierto, pero no para defender tus derechos o protestar por lo que es abiertamente indignante. Frente a las toneladas de evidencia que ni siquiera se ocuparon de esconder demasiado bien, tampoco hay indicación de ofensa ni de indignación social. Aquí los culpables de todo son los medios que denuncian, los fiscales que acusan, los jueces que condenan.

Hordas de fanáticos salen a defender lo inexcusable olvidando que nuestro Estado de derecho se funda en el principio de que nadie está por encima de la ley y de que no nos gobiernan reyes ni mesías, sino servidores públicos.

Nada de qué quejarse. Bien advertía Edward Murrow que es una nación de ovejas la que hace posible el gobierno de los lobos.

 

Twitter @nataliaspringer

 

Fuente del Articulo: Eltiempo.com

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Equipo de Investigacion encargado de encontrar y publicar información relacionada con el municipio de San Marcos Sucre y el acontecer de Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top